El Yoga y los hombres.

3 de julio del 2017

 

¿Cómo es que hay pocos hombres en relación a las mujeres que practican Yoga? ¿Piensan que el Yoga es más bien para el sector femenino? ¿Creen que es algo demasiado suave para ellos o es el que dirán?

Esta semana, un alumno ha hecho un llamamiento a las mujeres que suelen venir a practicar yoga, instando a animar a maridos, hermanos, amigos a que vengan a probar y dejar que el yoga haga por ellos, y me ha inspirado a hacer más público este llamamiento.

La verdad es que es un sector, el masculino, inferior al femenino todavía, todo y que me consta y conozco a muchos hombres practicantes y compañeros de sadhana (práctica).

En los inicios del Yoga, el público destinado a ello era casi totalmente masculino, así como los maestros, pocas mujeres podían acceder. Ahora, y aquí en occidente, es casi todo lo contrario, la mayoría somos mujeres.

¿Que decirles a los hombres para animarles a conocer el Yoga, como una disciplina integral destinada a cualquier persona?

Sí, es verdad que los hombres suelen ser menos elásticos, pero no es algo que no se pueda trabajar y no es la finalidad del Yoga el ser muy elásticos, el Yoga va mucho más allá del cuerpo físico. Al igual que las mujeres, los hombres que practican yoga, se nutren de todos sus beneficios.

A nivel físico, se fortalecen, mejoran su elasticidad, mejor postura corporal aprendiendo a sentir su cuerpo, se alivian contracturas y si eres deportista puedes mejorar o evitar lesiones siendo un complemento magnífico. Mejora la capacidad respiratoria, oxigenando mejor todos los tejidos, ayuda a liberar toxinas del organismo y a irrigar mejor nuestros órganos internos favoreciendo su trabajo. Puede equilibrar disfunciones como incontinencia, eyaculación precoz, próstata. Mejora el descanso y la calidad del sueño, ya que calma el sistema nervioso equilibrándolo.

Bondades-del-yoga-para-hombres-

A nivel anímico y mental, se descarga la presión emocional vaciando mochilas cargadas con demasiado peso, familiar, laboral, social…. Ayuda a estar presente, más consciente, mejorando las relaciones en casa y en el trabajo. Proporciona paz interior, calma y ordena la mente, por tanto nuestro punto de vista delante de los problemas u obstáculos de la vida diaria cambia, de manera positiva, ya que podemos por un momento tener una mayor objetividad delante de ellos. Mayor alegría ante la vida.

Si eres hombre, y en algún momento has pensado en practicar yoga, ¡no lo dudes! ¡lánzate!, busca aquel tipo de yoga que más se ajuste a tu gusto, más vigoroso o más estático, más devocional o espiritual,… hay diversos estilos para que puedas encontrar el que más vaya contigo.

Una decisión que cambiará tu vida.

Om Shanti.

Marga Martin