Compartiendo yoga con tu bebé.

12 de junio del 2017

 

Cuando nació mi primer hijo, ya hacía un tiempo que practicaba yoga, de hecho seguí haciéndolo durante todo el embarazo. Después de su nacimiento, quería y necesitaba continuar con la práctica, pero ya sabemos, un bebé necesita muuucho tiempo de su mamá, y a eso se le va añadiendo cansancio, tensión en la espalda por amamantar o portear, etc., por mucho que seamos conscientes de cómo hay que hacerlo, la demanda constante de atención, nos acaba agotando.

No encontraba centros cercanos donde poder compartir esta práctica con mi bebé, así que tenía que ir hacia la ciudad si quería saber cuál era el beneficio de compartir yoga con mi peque. Por suerte, mi maestra, me instó a lanzarme a descubrirlo por mi misma con mi bebé, ya que me estaba formando como profesora y gracias a sus orientaciones poco a poco fui descubriendo cómo interactuar, adaptar y compartir mi práctica con el bebé, y sentir y ver los beneficios que nos aportaba.

Os voy a compartir unos movimientos suaves para ayudar a tu bebé a expulsar aire de su barriguita, estos movimientos también los hacemos en yoga. Comenzaremos primero con un desbloqueo en pies, siempre antes de empezar la sesión,  y  practicaremos la flecha, o variante (eka Pada Supta Pavanmuktasana).

Acomódate con tu bebé en el suelo o en una superficie firme, colchoneta o similar. Poneos uno enfrente del otro, el bebé acostado  y la mamá cómodamente sentada, con piernas cruzadas o estiradas de tal modo que tu espalda esté cómoda.

Sujeta un piececillo a tu peque, abrázaselo con tus manos y mirándole a los ojos pídele permiso, preguntale si quiere realizar el juego de yoga contigo. Si tu crees que tu bebé está tranquilo y dispuesto, como para recibir el movimiento, ¡adelante!

Empieza sosteniendo su pie por el talón con una mano y con la otra muy suave mueve su planta hacia arriba, suave, lo que él te permita, sin forzar. Luego realiza el mismo paso hacia abajo, sin forzar, igual que las bailarinas cuando hacen punta-talón. Ahora realizamos un desbloqueo suave lateral de la planta del pie, sujetándole suavemente y haciendo un semi giro hacia un lado con la planta del pie y luego hacia el otro lado. Tendrás siempre sujeto el talón de su pie con una mano, ¿recuerdas?

Piensa que en la planta de los pies, existen infinidad de terminaciones nerviosas que conectan con todos los órganos y zonas del cuerpo. A veces sólo con este movimiento suave y cálido, les basta para relajarse.

Ahora vamos con la flecha o su variante en Eka Pada Supta Pavanmuktasana. Sostén las piernitas de tu bebé, cogiéndolas por los gemelos, por detrás de su pierna. Inspira y al exhalar flexiona y lleva una de sus piernas hacia su pecho, retén tu respiración sin aire, luego inspirando estira su piernita hacia la posición inicial, retén aire, al exhalar cambia de piernita. Hazlo alternando las piernas y controlando tu respiración, ella marcará el ritmo del movimiento, además, te permitirá serenarte ya que estarás oxigenando mejor.bebe1

Seguramente no llegarás a tocar el pecho con su piernita, pero la barriguita sí, y esa suave presión ayudará a que los gases que puedan encontrarse en su intestino se liberen y por tanto, sienta bienestar.  Ayudará a estirar sus piernas y también su espalda.

Parecido beneficio tendría la mamá al realizar la flecha, estirada en el suelo y llevando de manera alterna una pierna flexionada al pecho y la otra estirada en el suelo. Descarga, espalda, piernas y nos da un masaje en los órganos abdominales al presionar contra ellos.

Recuerda no forzar nunca ningún movimiento, haz hasta donde tu bebé te permita, y disfruuuuutalo todo lo que puedas. Busca siempre un espacio de yoga para ti y tu bebé.

Om Shanti.

Marga Martin

Para ti mamá, para tu espalda, vientre y suelo pélvico puedes ojear las entradas en este blog:

Asanas para descargar la espalda.

UDDIYANA BANDHA – ¿Hipopresivos?