Reiki para adultos y niños.


reikimanosTodos venimos o nacemos con la energía Reiki, y todos podemos utilizarla para ayudarnos primero a nosotros mismos y después a los demás.

El camino del Reiki es un camino de expresar amor, a través de la energía de la cual formamos parte. Amor primeramente hacia nosotros mismos, como manifestaciones de esa energía, facilitando nuestro propio desarrollo personal. Y amor hacia nuestros semejantes, cuando actuamos como canales de esa energía en su beneficio.

Lo que tú das se te devolverá centuplicado. Reiki es el Amor Universal.

Esta práctica nos ayuda a mejorar estados de baja energía, ansiedad, depresión, nerviosismo, mejora la autoestima, fibromialgias, nos ayuda a encontrar el equilibrio y bienestar emocional, entre otros. Como meditación en movimiento, libera tensiones y nos conduce a un estado de paz interior.

En terapias, una sesión puede durar entre 45 minutos y una hora y se suele dar con la persona tumbada en una camilla o sentada en una silla.

Durante la sesión se podrá experimentar un estado de relajación profunda.

PARA NIÑOS

Los niños al igual que los adultos se pueden beneficiar de esta técnica o terapia, ayudando a sanar bloqueos emocionales provocados por su crecimiento en sí o por su entorno social, sus vivencias escolares o familiares.

En el caso de los niños, la duración de la sesión suele ser más corta. La terapia se desarrolla des de un punto no «intrusivo», para que el niño se sienta cómodo y tranquilo durante la sesión, siempre con la compañía del padre, madre o familiar.

El niño sentirá relajación, equilibrio de su respiración, sueño reparador, alegría, obertura a dialogar, mayor seguridad en si mismo, equilibrio energético, …

Ayuda en los procesos de cambio, alivia dolores de cabeza, mejora los niveles de ansiedad, miedos, tensiones físicas y emocionales.

«Tan solo por hoy, practica Reiki»

Dr. Mikao Usui