Los colores de la Compasión.

9 de mayo del 2016

Tenemos la falsa creencia de que, hablar a los niños de según que emociones o actitudes, no sirve de mucho, me refiero a la empatía, la amabilidad, el respeto, la compasión…. Sí, todos oímos hablar mucho sobre la importancia de las emociones en el desarrollo de los niños, pero realmente… ¿tratamos esos temas en casa con nuestros hijos o lo dejamos en que ya lo irán aprendiendo con la edad?. Muchas veces no llegan saber o entender el significado. También porque a muchos de nosotros nunca de pequeños nos habían hablado de ello, simplemente te encontrabas tú con las emociones y situaciones y actuabas según creías.

Os explico una actividad para ayudar a niños y no tan niños, a entender lo que es la Compasión. O por lo menos a dejar la semilla para que crezca con ellos, poco a poco.

PicsArt_08-27-10.34.57

 «La esencia del Amor y la Compasión, es la Comprensión.

  La habilidad de ponernos en la piel de los demás.»

                                                                                  Thich Nhat Hann

Para ayudarles a entender lo que es ser compasivo con otros seres, es necesario que sepan ponerse en el lugar de los demás, a ser empático. Averiguar que siente un compañero, amigo o hermano cuando está triste, dichoso o necesita nuestra ayuda. Ayúdate de cuentos para poder reflejarlo de una manera clara, existen en el mercado libros concretos que tratan sobre todas las emociones, algunos con actividades para poder trabajarlas. O tambien puedes utilizar el ejemplo de alguna situación que se viva en casa o en el aula.

Partiendo de la empatía, mi propuesta es realizar nuestras propias ¡banderas tibetanas!

 

De una manera sencilla, explícales que son estas banderas.

banderas4blog

Las banderas tibetanas las utilizan los budistas, como símbolos de compasión, donde escriben sus oraciones y mantras, junto con imágenes sagradas y donde se expresan, con gran amor, deseos como: salud, amor, dicha, no sufrimiento, paz, bienaventuranza, luz, prosperidad, iluminación…, bendiciones para sus comunidades y para todo ser que las necesite. Suelen colgarlas en lugares donde les toca el viento, para que este, haga llegar estos mensajes a su destino.

Son de cinco colores que representan cinco elementos de la naturaleza, azul (cielo-espacio), blanco (agua), Rojo (fuego), Verde (aire y viento), Amarillo (tierra), y van unidas por una cuerda o cinta formando una guirnalda.

Haz la propuesta de escribir, pintar o dibujar un deseo especial que quisieran enviar a alguien que no conocen, niño, adulto o animal, para que este, se sienta bien y pueda prosperar. Con el mismo cariño con el que nos gustaría que pensaran los demás para nosotros. Puede ser una simple palabra, una frase, un dibujo, o la mezcla de estos. Facilita el material, que lo puedan hacer en casa con sus famílias o en clase si son más mayores. Cuando lo tengáis, ofrece la posibilidad de compartir sus deseos con sus compañeros o con la familia, dando pie a que puedan hablar sobre ellos y luego juntos montad la guirnalda y colgarla en un lugar escogido entre todos.

De buen seguro será una bonita actividad y sus resultados os acompañarán hasta que el viento haga llegar los deseos a su destino…

Esta actividad la he realizado con niños de 5 años, pero creo que es estrapolable a cualquier edad, siempre adecuando su contenido, pudiendo profundizar más según la edad.

Otra posibilidad es hacerlas a principio de curso y que os acompañen hasta el final, ya sea con deseos como las banderas tibetanas, como con afirmaciones, proyectos de crecimiento o mandalas, para colgar dentro o fuera del edificio, y que os acompañen con alegría.

Una actividad bonita y con peso para realizar en ¡familia!

Om Shanti.

Marga Martin