Un «Break» en tu rutina diaria.

28 de octubre del 2015

 

A veces, según va transcurriendo nuestro día, sin querer, vamos cargando más peso del que nuestra psique y nuestro físico, puede soportar. Ya sea por cansancio físico, intelectual, por falta de sueño o alimento. Diferentes situaciones, nos pueden generar angustia, desánimo, irritabilidad, inseguridad, ect…

Os animo a realizar el siguiente ejercicio, delante de una situación como las descritas anteriormente, o simplemente para hacer un «break» y así, poder seguir con tu tarea sin acabar agotado a final de la jornada.

Si te puedes escapar a una zona tranquila mejor, si no puedes, en tu lugar de trabajo, de pie o sentado, puedes realizarlo.

Cierra por un momento los ojos y toma consciencia de tu cuerpo, de como lo estás sintiendo (tenso, cargado, cansado, relajado…). Sé consciente de la postura, realinéala!. Pon tu espalda erguida si estás sentado, si estás de pie igual, bascula la pelvis hacia delante, que sientas tu columna erguida y tu cabeza justo encima de ella sin tensión en las cervicales.

Pon ahora tu atención en los pies, en que estén anchos aún estando dentro de los zapatos. Permíteles relajarse, como si estuvieras pisando una fina y tupida capa de hierva, que los hace descansar, recuperarse, y poco a poco eso se va traspasando a tu cuerpo, empezando así a cambiar la actitud tu persona.

Ahora lleva tus brazos detrás de tu espalda y cógete de las manos entrelazando los dedos de las mismas, e inspirando, sube los brazos haciendo palanca, llevando siempre los hombros hacia atrás y abriendo el pecho. Retén el aire en los pulmones por un momento y luego relaja los brazos bajándolos y soltando el aire. Hazlo tres veces, intentando sonreírte a ti mismo/a, cada vez que inspiras.

Por último, suéltate de las manos, realiza una inspiración profunda, y sin dejar de sonreirte, continúa con tu tarea, que, de buen seguro la encontrarás más liviana y agradecida.

Que tengas una feliz semana.

Om Shanti.

Marga Martin